18 agosto 2011

La intrahistoria del Museo Nacional de Antropología


Pedro González de Velasco fue catedrático en la Facultad de Medicina de Madrid y doctor en el Hospital Clínico San Carlos. Además viajaba a menudo y empezó a coleccionar piezas de antropología y etnografía. De esta manera en el año 1873, se construyó un edificio proyectado por Francisco de Cubas (actual Museo Nacional de Antropología) de estilo neoclásico.

El doctor Velasco tuvo dos pasiones en su vida: la creación del Museo Antropológico, y su hija Conchita, quien cayó enferma de tifoidea. Al ver que los tratamientos del Dr. Mariano Benavente no tenían los resultados deseados, él mismo trató de administrarle un medicamento que finalmente le causó la muerte a la edad de 15 años. El Dr. Velasco nunca se recuperó de la pérdida. Antes de que su hija Concha fuera enterrada, la embalsamo. Una vez instalado en la casa-museo decidió traer los restos mortales de Concha a su domicilio, exhumándolos del cementerio de San Isidro casi en perfecto estado. El cuerpo fue instalado en uno de los aposentos de la casa con un vestido de novia. Este suceso inspiró años después al escritor aragonés Ramón J. Sender a escribir un cuento sobre su vida. Se sospecha que la momia puede encontrarse en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

El Museo Nacional de Antropología pretende dar una visión global de la cultura de los diferentes pueblos, y favorecer la comprensión y el mestizaje intercultural. Sus colecciones están constituidas por material procedente de distintos lugares de África, América, Asia, Europa y Oceanía. A través de sus exposiciones y actividades, se establecen las semejanzas y diferencias culturales existentes a lo largo del mundo, y se promueve la tolerancia hacia otros pueblos y culturas. En él podemos encontrarnos curiosidades tales como una momia, supuestamente de origen Guanche, el esqueleto del Gigante Extremeño que midió 236 centímetros o una cabeza reducida jíbara.

No hay comentarios: